¿Cómo elegir un buen servicio de hosting para mi sitio web?

Word cloud incluyendo palabras como SEO, data, Web, Search Engine, tags, ranking
Word cloud incluyendo palabras como SEO, data, Web, Search Engine, tags, ranking

¡Felicidades! Has terminado tu primer sitio web. Finalmente aquellos signos raros cobraron significado y los estilos de css hacen que tu sitio sea casi una obra de arte. Ahora lo que falta es que la gente lo vea. ¿Y eso cómo se hace? No te preocupes, es más fácil y económico de lo que piensas. Sin embargo, tenemos que conocer un poco de terminología. En realidad, solo deben ser dos cosas: hosting y dominio.

Hosting: el lugar donde vive tu página.

Seguramente para este momento sabes que un sitio web es un conjunto de documentos, principalmente de texto como un .html o .css, pero también deben de haber varias imágenes y posiblemente algo de video, de Word, PDFs, etc. Todo habitando en un directorio. ¿Pero cómo le hace la gente para llegar a ella? Bueno, aunque en realidad pudieras hacer que tu computadora personal fuera accesible para internet, este puede tener varios inconvenientes si somos principiantes.

  • Debemos hacer cambios en la configuración de nuestra máquina, posiblemente teniendo que cambiar el sistema operativo. A lo mejor tenemos una versión casera de Windows cuando lo que necesitaríamos sería una versión profesional. O migrar de Windows a Linux.
  • La computadora debe estar encendida todo el tiempo, día y noche las 24 horas del día los 365 días del año. Debido a esto tendría que mantenerse estable, a buena temperatura y con una conexión a internet que no falle.

No lo tomes a mal, estos inconvenientes pueden ser aceptables si es que ya tenemos cierto conocimiento en el mantenimiento y cuidado de servidores. Incluso, esta opción es la que utilizan muchas empresas, ya que se pueden asegurar de que la información está en un lugar seguro y a la mano, y ninguna persona ajena a la empresa hace respaldos o los comparte. Pero para empezar, te dará menor dolor de cabeza contratar a un servicio de hosting. Estas empresas lo que hacen a grandes rasgos es dejarte un espacio en una computadora con las características que mencionaba arriba. Pensemos que más que rentarte una casa, te rentan un departamento, ya que tu sitio convive con muchos otros en una computadora. Como ellos se dedican profesionalmente a esto y como seguramente cuentan con muchos clientes, normalmente no te darás cuenta de todo el trabajo que hacen mas que cuando llegue la hora del pago, lo cual normalmente es de forma anual o mensual. Si ya tienes un servicio de hosting y este hace que semanalmente o quincenalmente tu sitio esté tirado, es un buen indicio de buscar a otra empresa. No digo que sean infalibles, pero podría esperarse que tu sitio se caiga como máximo dos o tres veces por año, y esto debe durar menos de un día.

Seguramente al ver las características del servicio te vas a encontrar con diferentes paquetes, precios y elementos que resultarán difíciles de comprender al principio. No te preocupes, para la mayoría de los sitios, lo más importante de revisar es:



Precio

Hoy en día, estoy hablando de finales del 2017, un servicio de hosting competitivo debe costar entre $400.00 y $700.00 anuales o su equivalente en meses ($35.00 a $60.00). Con estos precios es difícil pensar que a principios de siglo el hosting podía valer $20,000.00 mensuales. Eran tiempos extraños. Pero también es cierto que hoy en día para estas empresas las ganancias son al tener miles de clientes en lugar de tener pocos a los cuales cobrarles mucho. Si tu proveedor de hosting te cobra más, deberías de ver si los demás elementos que mencionaré son diferentes.

Espacio de almacenamiento.

Este es el principal elemento que se está pagando. En pocas palabras ¿Cuanto espacio dentro de la computadora esta destinado para tu sitio? Antes de saber si es mucho o poco, también deberíamos saber cuanto mide un sitio web. Normalmente no son muy grandes. Los archivos .html miden de 1 a 30kb, así que por muchos que tengas, cientos, no llegaras a ocupar más de unos pocos megas. Y las imágenes tampoco tomarán demasiado espacio. Podríamos pensar que un sitio básico mide entre 500  Mb y 100 Mb ¿Entonces porqué los servidores ofrecen espacio de gigas? La respuesta tiene que ver con el siguiente punto a revisar.

Cuentas de correo.

Si quieres alejar a un cliente, lo más fácil es que tu correo de trabajo sea @gmail.com, @yahoo.com.mx o @hotmail.com. El que tu correo no termine con el nombre de tu empresa hace ver a tu negocio como algo serio. Es por ello que una razón muy común para tener un sitio web es simplemente para tener cuentas de correo de la empresa. Y hoy en día, los proveedores de hosting no ponen límites en cuanto al número de cuentas que se puede tener. Sin embargo, hubo un tiempo en que se limitaba a 5 o 10. (De nuevo, si tu proveedor actual te limita el número de correos a menor de 100, es tiempo de buscar a otro proveedor del servicio).

El problema con los correos es la mezcla con el espacio de almacenamiento. Y es que la mayoría de las veces queremos respaldar todos los mensajes que nos envían. Desafortunadamente, ningún proveedor de hosting te dará un servicio tipo Gmail en cuanto espacio ilimitado de correo. El espacio que cada foto, cada documento de Word o PowerPoint te envían lo va restando del espacio de almacenamiento.

Supongamos que en tu pequeña empresa solo trabajan 8 personas y a cada una de ellas les creas su correo, además de las cuentas de cajón info@tuempresa.com.mx y ventas@tuempresa.com.mx. Con eso son 10 cuentas que a lo mejor en promedio están consumiendo 50 Megas de espacio después de unos meses de uso. Con ello ya te llevaste 500 Megas de tu servidor. No hay problema. ¿Pero qué pasa si son 50 empleados? ¿O 100? Ya en este caso podrían usar 5 Gigas. Tu servidor estaría por colapsar y caerse.

Es por ello que la regla para elegir un servicio de hosting radica más en el número de correos que en el espacio del sitio. Como un punto de inicio, contempla que tu sitio web va a medir 100 megas y que por cada cuenta de correo vas a ocupar 50 Megas. Eso te dará la idea de si un servicio de 10 Gigas de espacio es mucho o poco. Y créelo, hay empresas que pueden tener un sitio pequeño pero compran un paquete de hosting muy alto porque pueden ocupar 50 Gigas para el email.



Transferencia de datos

Aunque esta opción ya ha cambiado, dejándola normalmente como ilimitada, puede ser que todavía algunos servicios la usen. Funciona de la siguiente manera: por un lado está el tamaño de cada archivo pero por el otro está cuantas veces lo van a ver los usuarios. Por ejemplo, si tienes una foto de 1 Mega de tamaño y l0 personas la van a ver, entonces gastaste 10 Megas de transferencia. ¿Pero que pasa si la foto se vuelve viral y la ven 1,000,000 personas? En teoría, la transferencia sería de 1 Terabyte, y digo en teoría porque seguramente antes de llegar a esa cantidad de transferencia, si tu proveedor de hosting lo tiene medido, te tira el sitio. Es lo que se conoce como que “el sitio está tirado”, que ya no está en línea porque te gastaste toda la gasolina. EL sitio está en el servidor pero ya no se ve hasta que a) llegue el siguiente mes y se active otra tanta cantidad de transferencia o b)Pagues por una actualización a tu paquete para tener más transferencia.

Normalmente el aumento de visitantes y por tanto de transferencia de datos se va dando de manera moderada, por lo cual da tiempo de ir actualizando el sitio poco a poco. Pero bueno, al fin y al cabo lo que todos queremos al tener un sitio web es que lleguen miles de personas a visitarlo. Así que si tu sitio se cae por exceso de visitantes, más que ponerte triste deberías alegrarte.

Video

Este elemento vale la pena revisarlo por separado. Normalmente ningún proveedor de hosting te va a decir cuantos videos poner, pero debes considerarlos por lo que te van a afectar tanto en espacio de almacenamiento como en transferencia. Un video de unos 30 minutos a alta definición puede medir 500 Megas sin ningún problema, y si lo ven solamente 20 personas, ya gastaste 10 Gigas de transferencia. Por ello, la recomendación en cuanto a este material es que se encuentre hospedado en un servicio aparte, como Youtube o Vimeo, para que no gastes espacio ni transferencia. Además, el video desde estos sitios será transmitido en streaming, lo cual no ocurrirá si se encuentra en tu hosting.

Dominio: el nombre de tu sitio web

Si nada más tuvieras el servicio de hosting, para que tu público te encontrara tendrías que darles la llamada dirección IP, que es un número asignado a cada elemento conectado a internet. Sería algo así como 2001:4860:4860. Parece como un número telefónico. Y al igual que hoy en día con respecto a los teléfonos, los cuales ya nadie se aprende y simplemente se asignan en nuestra agenda con el nombre de alguien, lo que debemos hacer es darle un nombre. Este es el dominio.

En sí en cuanto al nombre no hay una regla estricta. Quizá lo recomendable sería que no fuera muy largo (www.maravillosostutorialesdeprogramacionweb.com) . Pero lo que vale la pena mencionar en este momento es en cuanto al llamado dominio de alto nivel (Top Level Domain). Es la parte final, el .com, .net, .mx o algo por el estilo. El asunto es que te vas a encontrar en muchas ofertas de hosting con que el dominio viene incluido en el precio. Y sí, lo tienen pero no en todas las versiones. Principalmente la que no viene incluida es la .mx

¿Cual sería la diferencia entre un .com con un .com.mx o un .mx? De inicio ninguna. Por lo menos técnicamente hablando. Es decisión tuya llamarlo de una forma u otra. La recomendación sería empezar a segmentar al público desde nuestro propio nombre. Por ejemplo en este blog, Argot Training, nos interesa tener visitantes de diferentes países, por lo cual se decidió que fuera “.com”. Por el contrario, si tu servicio solo se ofrece dentro de la República Mexicana, conviene que sea “.com.mx” o simplemente .”mx”. Y ya hablando de esto, los dominios “.mx” son relativamente nuevos, por lo cual los proveedores de hosting y de dominios los cobran más caros. En los paquetes de hosting que hemos hablado, no incluyen “.mx”. En mi humilde opinión, el único motivo es moda. Un sitio “.com.mx” y “.mx” funcionan igual. Ya sería por razones mercadológicas elegir entre uno u otro.

¿Qué proveedor de hosting es recomendable?

En esta parte quiero hacer la aclaración de que las empresas que recomendaré las hago meramente porque son con las cuales he trabajado para proyectos con clientes y han funcionado bastante bien. Directamente no recibo ningún pago por recomendarlos, así como también puede suceder que se tenga una mala experiencia con ellos. Repito, solamente los menciono para dar un punto de inicio en dónde buscar.

Goddady. Es el provedor de hosting más grandes a nivel mundial, y cuenta con un servicio específico para México. Esto significa que facturan en nuestro país y que hablan en español. Cuentan con un servicio de soporte bastante rápido. El punto malo que le puedo ver es que sus paquetes son mensuales y ligeramente mas caro que los otros, pero dentro de los precios que mencionaba.

Hospedando. Sus paquetes son los que ofrecen un poco más de espacio por el mismo precio.

Neubox. Muy parecido a hospedando, con precios accesibles y buen servicio de soporte técnico.

En caso de que tengas otro o te recomienden otro, además de lo mencionado arriba, toma en cuenta si pueden facturar en México (en caso de que lo necesites) y de que den soporte en español, en particular si sus oficinas están aquí. El problema a veces no es que te hablen en inglés sino que te pueda costar la llamada telefónica o que no tengan el mismo horario que nosotros.

Bien, espero que este no tan breve artículo te haya sido de utilidad. Cualquier duda en cuanto algún término o servicio mencionado, no dudes en comentarlo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*